lunes

LA LAVANDERÍA


Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Función Pública, defenderá esta semana en el Congreso de los Diputados la aprobación en 2012 de la amnistía fiscal. Un proceso que tilda de necesario debido a la situación económica extrema en la que el PP se encontró el déficit público (superior al 9 % del PIB) tras llegar al Gobierno.

El ministro acude a petición propia a la Comisión de Hacienda del Congreso el miércoles a las 17.30, después de que el Tribunal Constitucional anulara por unanimidad la norma de la amnistía fiscal, aunque sin consecuencias para las regularizaciones efectuadas para mantener la seguridad jurídica.

Montoro informará en comisión sobre los efectos de la sentencia tras la aprobación de esta Declaración Tributaria Especial (DTE).

Tras esta sentencia, el ministro se ha visto arropado en los últimos días por el Gobierno, no así por la mayoría de la oposición política, que ha pedido su dimisión y su reprobación parlamentaria.

El Ejecutivo, sin embargo, ha recordado que el Constitucional fundamenta su sentencia sólo en el procedimiento utilizado para aprobar la amnistía fiscal, que no fue el correcto, al tiempo que el grupo parlamentario del PP justifica que la amnistía se puso en marcha «a la desesperada» ya que España estaba «al borde del colapso» económico.

domingo

LA COCINA


"¡Cómo no va a estar Madrid sucio si la cocina de Carmena es una marranada!". La frase es del político Mikel Buesa en el programa -La Marimorena- de la cadena de televisión 13TV de este pasado 26 de septiembre de 2015 analizando la suciedad que existe en la capital de España con más de 7.000 quejas mensuales de los vecinos sobre zonas que llevan meses sin ser limpiadas.

Mikel Buesa hacía una curiosa comparación entre el estercolero en el que se ha convertido Madrid y cómo está, por ejemplo, la cocina de la alcaldesa de Madrid, Según ha publicado el diario PD. Para troncharse de la risa:

“Carmena hace magdalenas en su casa, pero no limpia. Las fotografías que se han publicado de su casa son una auténtica marranada porque no hay otra palabra para calificar esa cocina en la que hace las magdalenas y luego encima se las da a probar a los ciudadanos. Vamos, yo no probaría esas magdalenas hechas con una falta de higiene asombrosa. Cuando ves la pila hasta arriba de cacharros todos sucios y ella ahí con las magdalenas, pues qué quieres que te diga, lo primero que pienso es que las magdalenas esas son poco higiénicas”.

lunes

EL GALLO DE EUROVISION


A Manel Navarro, el candidato español a Eurovisión 2017, cuesta recordarlo. Eternamente escondido en una camisa estampada, con su boca torcida y gesto amable de surfero zen, Manel no deja huella, le falta calle. Mal asunto cuando Eurovisión ya no nos interesa ni cuando hay escándalo.

Porque sí, lo hubo. En la elección de Navarro el pasado febrero hubo acción, puñetazos y hasta una peineta ante el ebúrneo Jaime Cantizano. Los camerinos de TVE se convirtieron en el clímax de una película de Bud Spencer, pero es que ni así. Pese al evidente tongo de su elección, pese al (de nuevo) título en inglés en una canción en español, a que el temilla tampoco es ni mejor ni peor –bueno, sí es peor– que la mitad de las allí presentes. Desde el principio, el catalán fue a Kiev a escribir su propio capítulo en nuestro particular manual de cómo perder en Eurovisión, y por Dios (o for your lover) eso es lo que hizo. Quedó el primero, pero por detrás. España, última en Eurovisión con 5 puntos.

El caso es que cuando Navarro se subió al escenario del Centro de Exhibiciones, e incluso antes de ese notable gallo final en el momento culminante, incluso él sabía que estaba todo perdido. Faltaba música –"Do it for your lover" vale de fondo para un mojito en el chiringuito, nada más– y también faltaba espectáculo sobre el decorado para convencer al esquivo fantasma del televoto.

En fin, un bonito desastre, parafraseando a una de las canciones favoritas, la del búlgaro Kristian Kostov, otra melodía de buen rollo con un representante de esa nueva masculinidad de la que hablan las revistas de tendencias (es decir, un flequillo tapando una persona del grosor de una hoja de papel) que, sin embargo, todo el mundo aplaudió como una buena canción para Eurovisión. Él fue, por cierto, el favorito del televoto.

El resumen verdadero de esta 62 edición es el de una pugna entre Italia, Portugal y Bulgaria, y sobre todo entre los dos primeros. El tema "Occidentali’s Karma" de Francesco Gabbani, venía de ganar el Festival de San Remo y es un verdadero "false friend", un tema que engaña y se pega en su alegre recuento de pequeños vicios espirituales de la era de internet. La segunda, "Amar pelos dois", del alternativo Salvador Sobral, es una melodía nostálgica de amor que apuesta por el intimismo, la respuesta plácida al show de luz y color que en general es Eurovisión (el vulnerable Sobral no pudo ensayar demasiado y está esperando un trasplante de corazón urgente). Favorito de los periodistas e incluso del propio Manel Navarro (miren, en eso acertó) Sobral se fue creciendo hasta imponerse en las apuestas de última hora a Gabbani, que como buen italiano llegó a Kiev creyendo que todo estaba ganado. Y Sobral, cantando el tema escrito por su propia hermana, arrasó desde el primer momento en las votaciones. Naturalmente hubo más, con la belga Blanche y "City Lights", una canción que parece un descarte del disco de Lorde, la gran apuesta de la crítica y una de las grandes beneficiadas del televoto, y Dinamarca y Polonia, que tiraron de cantera de rubias deslumbrantes para sendos baladones noventeros. Cuestión de gusto.

martes

LAS MARISQUERAS


La explotación marisquera de nuestro litoral se rige por una serie de disposiciones que han ordenado acertadamente la recogida de crustáceos y moluscos durante muchos años, pero que hoy en día, ante la evolución económico-social y la elevación del nivel de vida experimentada en los últimos años, han sido desbordadas por la ruptura del equilibrio entre
la oferta y la demanda.

La causa principal de este desequilibrio hay que buscarla en el considerable aumento de la demanda, que ha provocado una explotación exhaustiva de los bancos naturales, puesta en riesgo de agotamiento.

Los estudios realizados demuestran que no es viable el aumento de la producción por los sistemas actuales de explotación libre, entre otras causas por la limitada capacidad de reproducción natural de las poblaciones, siendo indispensable, para aumentar el rendimiento de las zonas productivas, recurrir a las modernas técnicas de cultivo artificial en parques
dirigidos y explotados científicamente con mano de obra especializada, para lo cual es necesario dictar los principios fundamentales que han de servir de base a su implantación.